Sentencias que parecen una broma pero no lo son

29/12/2017
Casos de lo más curioso han llegado en 2017 a los tribunales españoles
Desde abogados que presentan el mismo recurso en distintos casos a cirujanos que se equivocan de operación
 
 

n este año 2017 que ya va tocando a su fin, los jueces españoles se han encontrado con casos o han dictado sentencias que bien podrían parecer un chiste. Supuestos reales que de no ser por las importantes consecuencias jurídicas que tuvieron podríamos tomar a broma.

Recursos de copia-pega

Las prisas nunca son buenas consejeras. Así lo puso de manifiesto una sentencia de la sala de lo civil del Tribunal Supremo del pasado mes de abril, en la que tuvo que rechazar un recurso porque era una copia de otro anterior, que además ya había resuelto. El abogado había reproducido de manera literal el escrito y no se había molestado en corregir las erratas, ni en modificar los argumentos, ni tan siquiera en actualizar la normativa aplicable.

Pero no es el único caso de este tipo. En julio el alto tribunal emitió un auto en el que anulaba la designación de un abogado de oficio por falta absoluta de defensa del acusado. Según describió en su resolución, el recurso del abogado era un "collage de consideraciones jurídicas carentes de ligazón discursiva y huérfanas" que además recogía múltiples contradicciones. La falta de profesionalidad por parte del letrado dio lugar a una situación de indefensión total del acusado, ante la cual la sala de lo penal del Tribunal Supremo se vio obligada a ordenar el nombramiento de un nuevo abogado de oficio que interpusiera el recurso.

Descuidos graves

Y es que no sólo la pereza o las prisas crean este tipo de situaciones extravagantes. Los despistes por falta de atención también pueden salir muy caros. Como en el caso resuelto el pasado mes de julio por la Audiencia Provincial de Pontevedra, en el que un especialista en urología cometió la terrible equivocación de operar de vasectomía a un paciente que acudió para una intervención de circuncisión. El cirujano fue condenado por un delito de lesiones por las secuelas que sufrió el paciente por su grave imprudencia.

 

Font i Foto: cincodias.elpais.com