Més d'un milió de peticions d'asil en un calaix

16/08/2016

 

  • Los 28 países de la UE mantienen en vilo a más de un millón de refugiados a los que en algunos casos llevan años sin responder a su petición de protección
  • España es uno de los países que más solicitudes de asilo acumula sin resolver, 19.595, algunas desde hace más de 2 años
  • Este retraso provoca que miles de refugiados y sus familias queden desprotegidos sin, por ejemplo, poder reagrupar a sus familiares o se les complica el acceso a un trabajo

Conseguir llegar a Europa para intentar vivir en paz suele requerir muchos meses o años. Las dificultades para entrar al viejo continente tras más de 30 años de política de cierre de fronteras y militarización de las mismas han convertido la posibilidad de llegar hasta aquí para pedir asilo en toda una carrera de obstáculos. Incluso cuando consiguen acceder al territorio europeo, todo parecería indicar que en el continente cuna de los derechos humanos sería muy fácil tramitar la petición de asilo, empezar a sentirse protegido y a emprender una nueva vida pero la realidad es que la mayoría de refugiados que están llegando a Europa llevan meses, cuando no años, sin ni siquiera recibir una respuesta de los gobiernos a sus solicitudes.

Los retrasos en el sistema de asilo dejan a miles de refugiados en un limbo. El número de peticiones de asilo pendientes de resolver en los 28 países de la Unión Europea supera el millón desde diciembre de 2015, en abril de este año alcanzó el record de 1.031.935 de expedientes a los que los gobiernos no dieron respuesta y la última cifra oficial publicada por Eurostat correspondiente al mes de mayo la sitúa en 1.022.685 peticiones de asilo sin resolver en toda la Unión Europea. De ellas, 19.595 en España, uno de los países con más resoluciones atascadas en la burocracia en proporción el número de peticiones de asilo, muy lejos de las cifras de Alemania, Italia o Grecia.

Las cifras a nivel europeo son dramáticas. Es cierto que a algunos países han llegado muchos más solicitantes de asilo que a otros, pero se podía haber reforzado la administración, desde ACNUR pensamos que se podía haber hecho mucho más” lamenta Juan Carlos Arnaiz, oficial de protección del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en España, en declaraciones a la Cadena SER.

“Esto tiene muchos efectos perversos, desde el punto de vista psicológico, para poder reunificar a tu familia, para poder viajar, para el disfrute de muchos derechos, y es que a parte que las ayudas en términos de acogida se agotan, no son permanentes, se pueden renovar unos meses pero no años. Tienes a miles de personas sin ayudas y sin haberse hecho justicia en su caso y sin poder disfrutar de muchísimos derechos, es terrible” denuncia el abogado de ACNUR que subraya como estos retrasos están imposibilitando que avance la vida de estas miles de personas.

La situación en España vuelve a destacar en el contexto europeo pero por lo negativo. A pesar de ser frontera sur, nuestro país tiene un bajo nivel de peticiones de asilo, muy lejos de Grecia o Italia, o el primero en el ranking, Alemania. Sin embargo, España tiene acumuladas más solicitudes sin resolver, 19.595, desde hace años, que peticiones se han producido por ejemplo en 2016, 7.036 hasta el 30 de junio.

Por nacionalidades, los peticionarios procedentes de Ucrania son la primera nacionalidad con 5.475 casos sin resolver aun por el Ministerio del Interior español según ACNUR. Hay además “hay casi 4.000 casos de sirios sin resolver o 1.580 de venezolanos pendientes de respuestas, y de otros muchos países, estamos hablando de 19.600 casos que es uno de los temas más serios que tenemos en el sistema de asilo español, el hecho de tener casi 20.000 casos sin resolución” denuncia Arnaiz.

"El refuerzo de funcionarios de la oficina de asilo en España ha comenzado a dar sus frutos. En 2015 sólo hubo poco más de 1.100 casos resueltos y de enero a junio de este año van más de 4.000", recalca Arnaiz.

Más dificultades para poder conseguir un empleo

El retraso acumulado den las oficinas de asilo , que en España dependen del Ministerio del Interior, no es una fatalidad producida por una alta carga de trabajo, de hecho, se podría haber reforzado más el número de funcionarios de estas oficinas .

La ley de asilo española regula que en 6 meses se debe resolver una petición de asilo admitida a trámite. Existe también hay un procedimiento de urgencia para que se resuelva en la mitad de tiempo y “de hecho los casos manifiestamente claros se podrían resolver perfectamente a los 3 meses o antes incluso” reclama Arnaiz.

Además de no poder viajar a otros países, de no poder reagrupar a sus familias y otras muchas complicaciones hay otra dificultad que complica mucho que se normalice la vida de un refugiado en Europa mientras no se resuelve su petición de asilo, una de las más importantes son las trabas que se pueden encontrar para conseguir un trabajo.

A partir de los 6 meses los solicitantes de asilo tienen autorización para trabajar, que consta en la famosa tarjeta de identidad provisional, la conocida como tarjeta roja, que se va renovando cada 3 o 6 meses, y estos plazos, esa provisionalidad complica mucho el acceso al mercado laboral, porque los empresarios pueden decir pero qué va a pasar con esta persona en 6 meses? Esto es un problema para conseguir empleoy también el desconocimiento de esta documentación, muchos empresarios no la conocen”, describe el oficial de protección del ACNUR en España.

Dificultades para entrar, falta de acuerdo para que los solicitantes se distribuyan por los 28, y ni siquiera responden a las peticiones, una más de las muestras de falta de compromiso de los gobiernos de los países de la Unión Europea con más de un millón de personas que tienen aparcada su vida en un cajón burocrático.

Font i foto: Cadena Ser