Los jueces catalanes reclaman la creación de un portavoz oficial para mejorar su imagen

26/06/2020

Los jueces catalanes han solicitado al CGPJ la creación de un portavoz para mejorar “la reputación de la institución y su crédito ante la opinión pública”. Proponen que la implementación del “juez divulgador”, así es como lo han bautizado, arranque como prueba piloto en Catalunya de modo que “permita superar o cuanto menos mejorar la imagen que tiene la sociedad sobre los tribunales de justicia”.

La petición fue aprobada por mayoría en la reunión de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) del pasado 29 de mayo y fue elevada al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que deberá decidir sobre la pertinencia de la medida. El presidente del TSJC fue el único miembro de la Sala de Gobierno que votó en contra al considerar que la creación de un portavoz “introduciría más riesgos que beneficios para la institución judicial” y requeriría de un cambio legislativo.

 

La Sala de Gobierno del TSJC aprobó la medida por mayoría con el voto en contra del presidente

La iniciativa nace de la preocupación de la carrera judicial de que resoluciones “técnicamente muy buenas no son comprendidas por la ciudadanía”, señalan fuentes del TSJC. Este sentimiento ya fue expresado en las jornadas nacionales de presidentes de Audiencias provinciales, celebrado en Vitoria en abril de 2019, en el que se propuso la creación de la figura de un juez portavoz que traduzca los términos técnicos a un lenguaje más sencillo. “Creemos que puede ser una figura útil para intentar llegar a los ciudadanos y que se sientan orgullosos de la justicia que tenemos”.

El diagnóstico que comparten la mayoría de los magistrados catalanes –y que plasmaron en su propuesta – es que “a menudo la imagen que se ofrece en los medios de sus resoluciones judiciales “no es un fiel reflejo de su actividad”. Consideran que “se halla mediatizada en ocasiones por informaciones sesgadas a conveniencia de quien las difunde, sean las propias partes de los litigios, otros poderes del Estado o instancias políticas si se hallan implicadas”y que el análisis de sus decisiones “viene suplida a menudo por otras personas”, como por ejemplo, “representantes de asociaciones judiciales u otros juristas”.

 

El análisis de las resoluciones judiciales viene suplida en los medios por representantes de asociaciones judiciales

Por ello, consideran que para “evitar malos entendidos” y en unos tiempos en que “las resoluciones de los tribunales han cobrado por distintas razones un singular interés público y mediático”, la creación de un portavoz que permitiría “facilitar oralmente información objetiva o técnica” los medios audiovisuales cuyo objetivo sería “fortalecer la cofinanza en la Administración de Justicia a través de su función divulgativa”.

En la propuesta cuya ponente fue la magistrada y expresidenta del TSJC, Maria Eugènia Alegret se establecen una serie de criterios y limitaciones que debería tener la figura del juez divulgador. “No podrá hacer valoraciones jurídicas personales”, ni participar de tertulias de radio y televisión pero “sí contestar a preguntas de los medios que no impliquen valoración personal”. La figura de un portavoz, recuerdan, ha sido recomendada por la Red Europea de Consejos de Justicia y puesta en práctica en varios países como Holanda, Austria, Bulgaria, Dinamarca e Inglaterra.

Jesús María Barrientos, el presidente del TSJC, expresó su disconformidad en un voto particular en el que recuerda que son los presidentes de los tribunales superiores quienes tienen reconocida su función como portavoz natural por lo considera que “requeriría de una reforma legislativa, o al menos reglamentaria” que contemple la designación de esta nueva figura.

 

 

Font i Foto: La Vanguardia