Las medidas para no ir a la cárcel y las sanciones, cada vez más frecuentes en Europa

19/06/2020

El 31 de enero de 2019 había en Europa alrededor de dos millones de personas sometidas a medidas alternativas al encarcelamiento, como la vigilancia electrónica, el servicio comunitario, el arresto domiciliario, los tratamientos, la semilibertad o la libertad condicional.

El informe Space II, elaborado por Consejo de Europa, no deja lugar a dudas y señala que los países europeos recurren cada vez más a sanciones y medidas que mantienen a los delincuentes en la comunidad sin privación de libertad.

Según destaca el documento, el 31 de enero de 2019 había en Europa cerca de dos millones de personas sometidas a estas alternativas al encarcelamiento, como la vigilancia electrónica, el servicio comunitario, el arresto domiciliario, los tratamientos, la semilibertad o la libertad condicional.

Hay que destacar que entre 2018 y 2019, la población de libertad vigilada creció un 7,9%, pasando de 1.547.572 a 1.699.676 personas (60.157 en España), mientras que su tasa global de población en libertad vigilada creció de 137,8 a 139,6 personas por cada 100.000 habitantes.

El texto que muestra estos resultados, el Space II, ha sido publicado junto al informe especial de Space I sobre presos en Europa en tiempos de pandemia.

En este último, se indica que España fue el octavo país europeo que más presos excarceló para limitar el contagio de la Covid-19 (4.356 internos, un 7,4 % de la población carcelaria), por encima de la media europea (5,1 %).

El Consejo de Europa explica que España llegó a ese porcentaje, en parte por la particularidad de la administración catalana -la única autonomía que tiene transferidas las competencias de prisiones-, ya que sacó de las cárceles al 17 % de los internos (1.425) , frente al 5,8 % (2.931) en el resto del país.

Turquía lideró esa lista al liberar a 102.944 presos (35 %). El año pasado, tenía la segunda mayor tasa de población encarcelada (329 por cada 10.000 habitantes) solo por detrás de Rusia (386,1 por 10.000), tras los miles de arrestos por el intento de golpe de Estado de 2016.

Tras el país otomano y la administración catalana, los porcentajes más elevados de excarcelación se dieron en Chipre y Eslovenia (15,9 %), Portugal (14,8 %) e Italia (9,4 %). Francia excarceló al 14,4 % de su población, pero no en todos los casos para limitar el contagio.

Grecia, Suecia, Polonia, Rumanía, Holanda o la administración escocesa no recurrieron a las excarcelaciones.

 

 

Font i Foto: Expansion.com