La Audiencia de Madrid limita la extensión del recurso de apelación

04/11/2019

 

La Audiencia Provincial (AP) de Madrid ha decidido limitar la extensión de los escritos de recurso de apelación y, además, imponerles un formato específico. Según el acuerdo aprobado por la junta de magistrados de las secciones civiles el pasado 19 de septiembre, el organismo asumirá los criterios establecidos por el Tribunal Supremo en 2017 (en un acuerdo no jurisdiccional del pleno de la Sala de lo Civil) para los recursos de casación.

Así, el documento tendrá un máximo de 25 páginas con un interlineado de 1,5 y fuente Times New Roman, con un tamaño de 12 puntos de texto y 10 puntos en las notas a pie de página o en la transcripción literal de preceptos o párrafos de sentencias que se incorporen.

En su momento, el alto tribunal consideró que dicha extensión era "suficiente" para plantear los motivos de las impugnaciones, una opinión que ahora también asume la AP madrileña para la fase de apelación. Según el acuerdo, el criterio será de aplicación en los procedimientos tramitados ante las secciones civiles generales y la sección mercantil del tribunal provincial.

50.000 caracteres

Algunas estimaciones realizadas tras el acuerdo del Supremo calcularon que la limitación a 25 páginas, y con el tamaño de letra especificado, fijaban en 50.000 los caracteres máximos, espacios incluidos, que admitían los escritos.

 



La reforma de la ley reguladora de la jurisdicción contencioso-administrativa de 2015 habilitó a la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo a "determinar, mediante acuerdo que se publicará en el Boletín Oficial del Estado, la extensión máxima y otras condiciones extrínsecas, incluidas las relativas a su presentación por medios telemáticos, de los escritos de interposición y de oposición de los recursos de casación".

La limitación de la longitud de los escritos es una regla que, antes de aplicarse en España, ya existía en órganos judiciales internacionales, como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) o el Tribunal General (TGUE).