Joaquín Bosch, magistrado, Portavoz Jueces para la Democracia: “Hay ahora más papel que hace seis meses en nuestros juzgados”

10/02/2016
  • “Este tipo de reformas, que ha sido aplazada muchas veces, requiere de una inversión importante que contemple los medios tecnológico necesarios y apueste por la formación de los profesionales “
  • “El trabajo judicial es diferente al traslado de comunicaciones y tramites. Hay que examinar documentos y a veces es mejor ir a la fuente original que a la propia pantalla. Hará falta más tiempo de adaptación al ámbito tecnológico”, comenta

 

 

Reconoce que no es sencillo para nadie pasar de la tecnología elemental de los juzgados, ordenadores e impresoras de baja calidad, acompañados no siempre de fotocopiadoras y faxes, a que nuestros juzgados lideren la tecnología punta como quiere nuestro Ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá: “Cualquier tipo de cambio de este calado necesita de un estudio a fondo, inversión suficiente y la dotación de medios y formación adecuada para que los operadores jurídicos podamos entender a dónde vamos”, señala Joaquín Bosch, magistrado y Portavoz Nacional de Jueces Para la Democracia, una de las asociaciones judiciales de nuestro panorama jurídico. 

 

Con él, hemos querido conocer más a fondo cuál va a ser el impacto de las nuevas tecnologías en nuestros 5390 jueces a corto y medio plazo. “Los jueces necesitamos de la implicación del CGPJ en este tema, porque de él emanan las firmas digitales de los magistrados y los medios y funcionarios necesarios para hacer nuestro trabajo.

 

Ahora situaciones como las de los juzgados de Madrid señala que algo está fallando en la implantación de Lexnet”, apunta. Y señala un dato importante que convertimos en titular de esta entrevista: “Hay más papel en los juzgados ahora que hace seis meses”. Bosch y su propia asociación es partidaria de una moratoria de la obligatoriedad de Lexnet, de tal forma que la aplicación se mejore mientras se permite la entrada de escritos en papel.

 

Los sistemas tecnológicos de Justicia son inferiores a los de la Agencia Tributaria

 

Nadie esperaba el revuelo que podría generar introducir las tecnologías en nuestra Administración de Justicia. En este día de hoy hay un reportaje que profundiza en la situación de nuestros juzgados, ahora con muchos problemas de estar al día.

 

La difícil transición entre una justicia lenta sin apenas tecnología y otra que pretende tender al concepto de papel cero está siendo un calvario para muchos juristas: ”Los sistemas tecnológicos de la justicia en la actualidad son muy inferiores a los de la Agencia Tributaria y también de escasa calidad frente a los de la mayoría de los despachos de abogados de este país. Es necesario hacer este cambio, pero de otra forma; con más planificación y recursos y mejor coordinado con las CCAA con competencias transferidas en Justicia”, comenta nuestro interlocutor.

 

A juicio de este magistrado, anunciar desde el Ministerio la puesta en marcha de Lexnet cuando estábamos en vísperas de unas Elecciones Generales que iba a cambiar mucho, como así ha sido a posteriori, nuestro mapa electoral, no fue la mejor idea tomada. “No se ha visto que el poder político emanado de las urnas haya asumido como suyo la responsabilidad de este cambio tecnológico necesario. 

 

Pretender hacer reformas como las que ha querido plantear el Ministro Catalá a coste cero es inviable. Al final el anuncio del fin del papel cero era más preelectoral que riguroso, por desgracia para todos”, señala.  Y es que no parece que pasado el 1 de enero del 2016 haya desaparecido el papel de los juzgados: “todo lo contrario, creo que ahora hay más papel que hace seis meses. Lexnet realmente es un paso pequeño, un correo electrónico desde donde enviar los escritos a los órganos judiciales. Aún queda bastante para desarrollar el expediente electrónico digital, realmente”, subraya.

 

En estos momentos, la situación es bastante caótica. Donde funciona Lexnet se ha incrementado la petición en papel. Los documentos llegan a los juzgados, pero hay que imprimirlos con posterioridad porque en los juzgados falta el sistema de gestión procesal adecuado fruto del expediente electrónico que está pendiente por diseñar.

 

“No podemos olvidar que Lexnet es una aplicación del 2003 y que a lo largo de estos años no se ha podido mejorar en su desarrollo. Ahora mismo los sistemas de gestión de reparto de algunos decanatos como en Madrid no son compatibles con esta aplicación, eso está generando muchos problemas de estar al día en diferentes jurisdicciones”, aclara. 

 

Los errores de la aplicación y la falta de capacidad de la herramienta han llegado a pedir a diferentes colectivos, letrados de la administración de Justicia, CGAE y ahora la propia Jueces para la Democracia “una necesaria moratoria para que el sistema funcione sin riesgo a la seguridad jurídica del justiciable. El proceso debería reestructurarse de otra forma para que viéramos mejores resultados “, indica Bosch.

 

Papel cero, difícil que desaparezca

 

En opinión de nuestro entrevistado es muy complicado que el papel cero desaparezca al cien por cien de nuestro panorama legal. “Este tipo de reformas, que ha sido aplazada muchas veces, requiere de una inversión importante que contemple los medios tecnológico necesarios y apueste por la formación de los profesionales. Hasta la fecha puedo decir que los jueces no hemos hecho ningún programa formativo relacionado con Lexnet, con lo cual el manejo de estas aplicaciones es aún más complicado de lo que parece,“ advierte. 

 

Sin esta formación, es posible que este cambio tecnológico, que supone un cambio cultural, en definitiva, con lo que ello supone de modificar hábitos de trabajo, sea más lento a corto y medio plazo.  “Si se le pregunta a un juez que tiene que utilizar un expediente digital no sabrá de lo que le estás hablando”, explica Joaquín Bosch.  Nadie oculta que introducir la tecnología entre nuestros jueces no es sencillo y muchos de ellos muestran su preocupación sobre cómo podrán desempeñar ese trabajo de otra forma ahora.

 

Sobre cuál debería ser el papel del CGPJ en este entorno de tecnología y profesionales de la judicatura, Bosch remarca que “El CGPJ no se implica en nada que suponga criticar al Ministerio de Justicia. Tampoco cumple su papel de garante de la independencia judicial y así asegurar una justicia como servicio público adecuado. Al final hemos sido las asociaciones judiciales las que hemos hecho las observaciones pertinentes a Lexnet y su desarrollo. 

 

Ahora mismo en el ámbito judicial no tenemos herramientas ni instrumentos para afrontar este reto de la tecnología”, señala. Respecto a la cuestión de que a muchos magistrados les es más sencillo trabajar con el papel cerca y no con doble o triple pantalla, nuestro interlocutor recuerda que será cuestión de tiempo el acostumbrarse a esta nueva fórmula de trabajo que deriva de la tecnología. “El trabajo judicial es diferente al traslado de comunicaciones y tramites. Hay que examinar documentos y a veces es mejor ir a la fuente original que a la propia pantalla”, comenta.

 

Estos problemas que está generando Lexnet, con tres organismos que gestionan nuestra Justicia, Ministerio; CGPJ y CCAA con competencias transferidas, no parece que se hubieran superado con un único organismo de gestión de la Administración de Justicia, a juicio del portavoz de Jueces para la Democracia: ”Todo es cuestión de coordinación, como estamos viendo ahora. Si ese poder único hubiera tenido esa relación estrecha con los poderes inferiores seguramente hubiéramos logrado mejoras. Pero desde fuera, el problema radica en que la inversión no ha sido suficiente y la planificación ha sido apresurada.

 

Sin esas inversiones, el Gobierno no puede pedir a las CCAA que en tres o cuatro meses se pongan al día en estos temas”, remarca. La fecha clave es el 7 de julio, donde la misma reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil señala el momento de entrada en todo nuestro territorio del expediente digital en nuestra Administración de Justicia: ”Es cierto, será una prueba de fuego. Por desgracia estos antecedentes que están surgiendo no anticipan nada bueno a medio plazo. El tiempo dará o quitará razón al Ministro en funciones Catalá”.

 

Font i foto: lawandtrends.com