Informe sobre el impacto del teletrabajo en los bufetes

27/07/2020
Los expertos debaten sobre cómo afecta a la productividad, la relación con los clientes, y a la captación y formación del talento
 

Teletrabajo sí o no. Y, si es que sí, en qué proporción. Este es el debate del momento en el sector legal, y todo indica que lo seguirá siendo en septiembre, cuando, si la situación sanitaria lo permite, los grandes despachos que aún no han ordenado la vuelta a sus oficinas empiecen a dictar instrucciones en este sentido.

El proceso, en todo caso, no será fácil. Tras testar el ánimo de sus profesionales (a través de encuestas o de infructuosos periodos de retorno voluntario), las cúpulas de muchos bufetes han constatado que existe en sus plantillas una fuerte resistencia a reincorporarse. Y la impresión generalizada es que no solo es por miedo. Hay algo más, afirman.

Una encuesta de la consultora Altman Weil pone cifras a esas sensaciones y retrata una fuerte división interna en torno al teletrabajo. Según el sondeo, un 72% del personal de los bufetes asevera que prefiere seguir operando desde casa "al menos la mitad del tiempo". Enfrente se sitúan los socios de cuota, propietarios de las firmas y los más pegados a la generación del negocio. Ellos apuestan mayoritariamente por volver "lo antes posible".

La batalla está servida y en muchos despachos prevén conflictividad interna tras las vacaciones. La mayoría de expertos, socios y socios directores consultados coinciden en que, tras lo vivido, es imposible volver a un presencialismo total. El problema será determinar cuál es el grado de trabajo en remoto permitido. Quienes están en contacto los números y la productividad quieren que este sea la excepción. Al otro lado, muchos abogados y personal de soporte empujan para lograr que la flexibilidad sea la norma.

 

 

Font i Foto:cincodias.elpais.com