El abogado de empresa copa el mercado legal de fichajes

05/03/2014

 

 

La seguridad que ofrece ser abogado interno de una compañía en tiempos de crisis hace que el 90% de las incorporaciones que tramitan los cazatalentos legales sea para este puesto, frente al 20% de antes.

Los abogados de empresa protagonizan la mayoría de los fichajes legales que gestionan los cazatalentos.Se trata de una tendencia creciente que ya ocupa el 90% de las incorporaciones que tramitan estos profesionales, cuando hace cinco años no llegaban al 20%, que se atribuye al atractivo que gana este puesto para un abogado que percibe que su carrera no tiene más recorrido en un bufete.

Virginia Villena y Pilar Moreno, consultoras del área legal de la firma de cazatalentos Hays, cuentan que el 90% de los fichajes jurídicos que gestionan corresponde a empresas frente al 15% ó 20% que suponía en 2008 y 2009. Hace cinco años, constatan, las empresas tenían dinero y externalizaban el trabajo legal, incluso las multinacionales con equipos jurídicos internos más grandes lo hacían.

Pero en los años de la crisis han reducido costes y potencian el equipo interno, que cuenta con una dirección que se refuerza con abogados sénior y júnior, funciones muy asociadas al negocio al que pertenezca la compañía, por ejemplo, en el sector farmacéutico, aunque siempre se deja la puerta abierta a que trabajen con despachos de abogados.

Estas consultoras explican que el perfil de abogado de empresa más demandado es un mercantilista, pero con un conocimiento específico del sector. Lo encuentran en empresas de la competencia o en departamentos especializados. El valor añadido es que conozca bien el sector.

Salarios Sobre las retribuciones, Villena y Moreno explican que siguen a la baja. El movimiento del despacho a la empresa suponía una bajada de salarios en la mayoría de casos, realidad que ahora no siempre es así. De empresa a empresa puede haber una subida de entre 5.000 y 10.000 euros, entre un 10% y un 15%, y de despachos grandes a empresa grande se mantiene o se ofrece más variable.

Estas consultoras cuentan que las compañías juegan con que los abogados en los despachos no están contentos y ofrecen un cambio de vida, más proyección y mejores horarios. Les aportan una visión general del asesoramiento, no estando, en general, tan especializados como en un despacho. Pueden focalizarse en un único cliente y sentir el proyecto como propio. Analizan los asuntos de principio a fin, viéndolos en conjunto así como la resolución final. El puesto aporta una visión internacional, ya que los abogados españoles están muy demandados en otras jurisdicciones, explican.

No es fácil buscar estos perfiles, sobre todo desde el contexto de bajada de sueldos. Así, es muy difícil traerse de una empresa a otra a un abogado para hacer prácticamente lo mismo por el mismo salario cuando antes se ofrecían alzas de hasta 20.000 euros. Es más fácil irse de un despacho a una empresa. Villena y Moreno apuntan que los despachos empiezan a generar más negocio en las áreas de bancario y mercantil.

Desde el mundo de la empresa, Javier Ramírez, vicepresidente y secretario general asociado a nivel mundial de HP, responsable del área procesal de todo el mundo fuera de EEUU, subraya que las empresas están fichando a abogados de bufetes especializados en procesal y competencia, y que para áreas generales, como mercantil o gestión, buscan candidatos en otras empresas. Ofrecen un variable del 10%, de hasta un 30% para directivos.

Ramírez lamenta que los despachos cada vez fichan menos candidatos de empresas, lo que parece un "grave error, sobre todo cuando los despachos se quejan de que muchos socios no saben lo que es un cliente". Por este motivo, los bufetes llaman a empresas para hablar de las necesidades de la asesoría jurídica interna pero no va más allá. Ramírez remacha: "La forma de conocer al cliente es conocer a quien ha sido cliente". El abogado de HP cuenta que los pocos casos que hay funcionan muy bien.

Los socios de mercantil vuelven a ser los más demandados Guerra de fichajes entre las grandes firmas de abogados internacionales por contar en sus filas con socios especializados en mercantil, al calor de la recuperación en el sector de las fusiones y adquisiciones. Según un informe de American Lawyer, el 17% de los movimientos que se realizaron el año pasado entre socios de los despachos en Estados Unidos tuvo como protagonista a socios de mercantil, prácticamente el doble que en 2012.

La firma que lidera la captación de este tipo de profesionales es Baker & McKenzie, seguida de Jones Day. Este baile de sillas, si bien todavía no ha llegado a España con la misma fuerza, ya se empieza a sentir, aunque de forma más moderada.

"Hasta el verano de 2013, las prácticas reinas eran laboral y concursal, mientras que procesal y fiscal han sido habitualmente estables en el tiempo. Sin embargo, desde la segunda mitad del año pasado vemos como áreas core comienzan a movilizarse después de estar 3 años anquilosadas. Empieza a haber hambre sobre todo en mercantil (fusiones y adquisiciones) y mercado de capitales (fundamentalmente del lado de la deuda) y los protagonistas están siendo los despachos internacionales, ya que son los que tienen los clientes que están haciendo operaciones", explica Carolina Banegas, asociada principal de Signium International.

Un ejemplo ha sido el fichaje, a principios de este año, de Carlos Daroca como nuevo socio de la práctica de fusiones y adquisiciones de White & Case en España. El abogado procedía de Uría Menéndez. También Allen & Overy protagonizó hace unas semanas un movimiento en este campo, al anunciar que abría oficina en Barcelona de la mano de Antoni Valverde Roy, hasta entonces socio de Freshfields. Según los expertos, en 2014 se verán más movimientos de este tipo a medida que se recupera el ritmo de las operaciones.

 

Font: Expansión