¿Se margina el catalán en Catalunya?

17/06/2019

La poca presencia de la lengua catalana en ámbitos como la Justicia y la polémica por las respuestas en castellano en las ruedas de prensa del Govern acentúan el debate

 

 

El debate lingüístico hace tiempo que se arrastra en Catalunya, ya sea a nivel de la Educación o de otros ámbitos, como el judicial. Para unos habría que potenciar más el castellano, mientras que para otros está claro que la lengua catalana está en inferioridad a varios niveles en Catalunya.

El debate se ha reabierto con fuerza entre los lectores de La Vanguardia a raíz de dos acontecimientos recientes.

Por un lado, un escrito publicado en el cual se resaltaba la marginación del catalán en el ámbito judicial. Y, por el otro, la polémica por si el Govern debe responder en catalán o en castellano las preguntas de los periodistas en las ruedas de prensa.

 

Además, el pacto entre PP, Ciudadanos y Vox para los presupuestos de Andalucía ha reservado una partida de 100.000 euros para “paliar los problemas” de la inmersión lingüística en Catalunya.

El arranque de una de las polémicas corresponde a la cartaPoco catalán en la justicia, de Josep M. Loste:

 

 

¿Cómo es posible que, según las estadísticas oficiales, en 2018 en Catalunya solo se redactaron un 5% de sentencias judiciales en catalán? Hay que tener presente que en 2017 representaron el 8% y el 2003 –año en que se aplicó en varios juzgados de Catalunya el plan piloto de catalán– se llegó al 25%. No puede ser que el uso del catalán vaya a la baja en la administración de justicia. Ahora haría falta un plan de choque en todos los juzgados de Catalunya y, además, muy coordinado con los diferentes colegios de abogados y de procuradores”.

Es por ello que preguntamos si todos los funcionarios públicos en Catalunya deberían saber catalán:

 

Josep M. Loste iba aún más lejos y denunciaba que “la gente de la calle tendría que dejar de creer que si su expediente se tramita en catalán saldrá perjudicada”.

El escrito ha tenido apoyos y, también, detractores. Recogemos dos ejemplos en uno y otro sentido:

 

El plan de choque para fomentar e incentivar el catalán en la justicia no implica que tengan que volver a su casa todos aquellos jueces que han venido de fuera de Catalunya –la gran mayoría– y que tienen plaza por oposiciones”.

 

Ahora la gran mayoría de los jueces con plaza en Catalunya son foráneos –Galicia, Extremadura, la meseta– y no se les puede exigir que redacten sus sentencias en catalán”.

Budó acabó por ceder y terminó contestando en ambas lenguas a las preguntas, según el idioma en que se las hacían los periodistas, sin distinciones, no sin antes protagonizar un controvertido choque con varios reporteros.

Por todo ello, preguntamos:

 

Font i Foto: La Vanguardia